Todas las máquinas de café

¿Tanta influencia tienen las máquinas de café en la preparación de un buen café? Sin lugar a dudas, sí, ya que las cafeteras son el instrumento principal en la elaboración de esta infusión.

Fue inventado a principios del siglo XIX. Anteriormente, el café, se preparaba mezclando directamente la molienda, con el agua hirviendo. Existen algunas zonas que todavía siguen los métodos tradicionales, es el caso del café turco.

Una de las primeras máquinas de café, con esta cafetera se prepara la infusión turca

En la actualidad, existen una amplia variedad de máquinas de café. Todas ellas siguen el mismo mecanismo, calientan agua de un depósito, que debido al calor, subirá por unos conductos dirigidos hacia los filtros que contienen el polvo de café.

Cuando el agua circula por ellos, se impregnará de la molienda, dando lugar a la conocidísima infusión de café. Una mezcla perfecta, y con su característico color negro. El líquido resultante, será expulsado o almacenado en un recipiente, para su posterior consumo.

Tipos de máquinas de café

Alguna vez te has preguntado, ¿por qué hay tantos aparatos para hacer café? Nosotros sí, y vimos que tenía todo el sentido del mundo, pues cada una tiene atributos muy específicos, que como resultado preparan infusiones muy diferentes.

Además, está tan extendido su consumo, qué por eso ha surgido tal multitud de aparatos específicos, cuya finalidad es suplir alguna de las necesidades de uso.

Por ejemplo, en el trabajo queremos que se haga rápido, que no tengamos que limpiar nada, pero que a la vez esté bueno. Por eso, las cafeteras de cápsulas son tan populares en las oficinas.

En los bares, buscamos velocidad de preparación, pero sobretodo calidad. De ahí, las máquinas profesionales. Sin embargo, éstas requieren de un mantenimiento más cuidado.

Estos son solo dos ejemplos, comentados muy superficialmente. A continuación, podrás ver el resto con más detalle:

Máquinas de café Moka

Estas máquinas de café también son conocidas como cafeteras italianas o moka express, y es el estereotipo por antonomasia. Es muy común tener estos tipos de cafeteras en casas, trabajo u otros lugares.

Es muy popular en Europa y latino américa, hasta tal punto, que existen multitud de tamaños, cuyas capacidades te permitirán preparar, desde una simple taza de 50ml, hasta 18 infusiones, aquí tienes un modelo de ejemplo con esa cabida.

Fue inventada en 1933, su inventor, de origen italiano, se llamaba Alfonso Bialetti. Aunque, el propietario de su patente es otro, Luigi de Ponti.

Fotografía de una Máquina de café Moka

¿Qué gusto tendrán los preparados?

Su sabor, como en cualquier otro tipo de máquina que vayamos a utilizar, dependerá del tipo de grano y la forma en cómo ha sido molido.

Este modelo, imprime su propio sello en cuanto a sabor y aroma. Dado que el agua llega a hervir a más de 100 ºC, cuando el vapor de agua se filtra con el café molido, hará que desprende una mayor porción de aceite y cafeína. Esto intensificará su gusto y cuerpo.

Por contra, dado que la presión ejercida por el vapor del agua es menor que el de las máquinas expreso, 1 bar frente a 9, no se considera un café expreso auténtico, y en consecuencia, tendrá un sabor distinto.

¿Cómo nos preparamos una taza?

El mecanismo es muy sencillo. Como puedes ver en la imagen, este aparato consta de tres partes: depósito de agua, filtro y el recipiente de recolección.

Lo primero que debes hacer, es rellenar el depósito con agua hasta la válvula de seguridad. Podrás reconocerla fácilmente, porque se trata de un pequeño orificio en la pared, y sirve, para evitar que se dañe a causa de la presión ejercida por el vapor.

El siguiente paso, es rellenar el filtro con café pulverizado. Debes rellenarlo hasta que quede completamente alineado. Como puedes comprobar, si presionas la molienda te cabrá más cantidad, aunque le darás un gusto mucho más intenso.

Por último, debes unir las tres partes de la cafetera, y ponerla al fuego. Cuando empieza a gorgotear, sonido bastante característico, es cuando debes retirarla del fuego. Y ya estará listo para servir 😉

Máquina de café moka desmontada

Mantenimiento

Para que esta máquina de café nos dure bastantes años, y nos siga preparando infusiones de calidad, hay que invertir un poco de tiempo en dejarla a punto.

Es muy importante revisar, de tanto en tanto, que la válvula de seguridad no está bloqueada. En ese caso, deberás despejarla, ayudándote, con algún objeto fino y alargado.

Periódicamente, hay que comprobar que la goma que hay entre el depósito de agua, y la parte superior, no esté desgastada. Debido al calor, puede dañarse, y de ser así, perderíamos agua por allá.

Los filtros, que se encuentran en la pieza superior, es otro de los elementos importantes que hay revisar. En muchos casos, pueden quedarse granos atrapados, o incluso, pueden obstruirse por acumulación del aceite de café. En cualquier caso, es bueno lavarlos después de cada uso, y cambiarlos cada cierto tiempo. Ya que, es uno de los elementos más importantes, cuya influencia en el sabor final de la infusión, es grande.

Otro de los problemas más comunes, es la acumulación de grasas vegetales y aceite, en el embudo que lleva la infusión a la cámara superior. Esto suele darle un detestable sabor a metálico, contaminando el gusto final. Para evitar esto, se recomienda lavarla, haciendo pasar bastante agua, y eliminar cualquier residuo.

¿Que máquinas de café moka puedo compro?

Existen dos factores importantes a tener en cuenta antes que te decidas entre todos los tipos de cafeteras moka. Hablamos del tamaño y el tipo de metal de la cafetera.

El tamaño de la cafetera determina la cantidad de tazas que puede servir por carga. No te preocupes, el propio fabricante suele indicar esa medida, las hay de 4 tazas, 6 o incluso hasta 24 tazas.

El segundo factor a tener en cuenta es el material por el cuál está fabricada. Principalmente hay dos tipos: Aluminio y acero.

Las de aluminio hacen un buen café pero son más difíciles de limpiar y no funcionan con cocinas por inducción. La marca más famosa es la Bialetti, y los precios son bastante económicos, rondan los 20€:

   

Sin embargo, las de acero se limpian más fácilmente y sí funcionan en cocinas de inducción. Son la versión mejorada de las tradicionales cafeteras moka, pues éstas eran de aluminio, y lo mejor, es que su precio en mercado es parecido:

  

Máquinas de café de cápsulas

Maquina de café de cápsulas Nespresso

Este mecanismo ha revolucionado la forma en cómo se prepara una taza de café. Allá por los años 90, varias empresas de sector, comenzaron a trabajar en esta modalidad. Y fue al principio del 2000, que se popularizó notablemente.

El motivo por el cual ha ganado tanta fama, es porque resulta muy fácil y muy rápido, preparar una sencilla infusión. Cada cápsula, tiene la cantidad de café justa, para preparar una taza. Además, todo eso se combina, con la capacidad de otorgar un buen gusto y un agradable aroma.

Y, ¿qué tal sabe la infusión?

Estas máquinas de café, suelen preparar una infusión con buen aspecto, y agradable aroma. El problema está en la cantidad de café que hay en cada cápsula.

Lo común, es que cada una contenga entre 5g y 7g de molienda. Mientras que los baristas suelen preparar expresos de entre 11g y 22g. Eso significa que, muy probablemente, dejará la infusión con mucho menos cuerpo, y con sabor más insípido.

Aunque, cada marca, y cada variedad de cápsula, tiene su propias particularidades gustativas.

¿Inconvenientes?

Aunque sus ventajas son notables, con respecto a otros métodos de preparación, también tiene desventajas. La más destacable, es que sale caro.

Cada cápsula, como poco, ronda los 20 céntimos. Eso significa que para 200 infusiones, te gastarás 40€. La cuestión es la siguiente, cada cápsula contiene unos 5g de café, por lo que, ¡el kilogramo sale a 40€! Mientras que, en cualquier supermercado, puedes encontrar esa cantidad por 5€, en  paquetes comunes.

Semillas junto con las recargas de una máquina de café de cápsulas

El otro gran problema es que, cada marca tiene su propio formato de cápsulas, y por ello, no son compatibles. Eso te ata las manos a la marca que compres, la única alternativa, para evitar pasar por el aro, es comprar cápsulas recargables, o marcas blancas que usan el mismo formato.

Y por último, y aunque no todo el mundo esté lo suficientemente concienciado, genera demasiados residuos. Piensa que cada cápsula es un trozo de plástico o aluminio, que acabará en la basura, o con suerte, en algún centro de reciclaje.

Si tomas 2 o 3 tazas a día, eso significa que al mes estás generando más de 60 cápsulas de residuo. Al año se van a más de 700… solo por una persona. Cada una, vacía, pesa 1g aproximadamente, eso significa que al año, estás produciendo casi 1kg de residuos. Para que te hagas una idea, solo en una población como la de Londres, con más de 8 millones de habitantes, y considerando que úncamente, una tercera parte consume café a ese ritmo, ¡estarían generando más de 1.5 millones de toneladas de aluminio al año!

Y sí, se comenta que se reciclan la mayoría, pero incluso, el proceso de reciclaje contamina. Nosotros no diremos que se dejen de tomar cafés con estos tipos de cafeteras, porque el resultado es bueno, y es muy cómodo preparar infusión así, pero creemos que es bueno tener consciencia de nuestro consumo.

Conservación

Aunque estas máquinas de café son muy fáciles de usar, y apenas requieren mantenimiento, sí que hay algunas tareas que tendrás que realizar para evitar que se estropee.

El depósito de agua se debe limpiar y cambiarse frecuentemente. Es vital que el agua se renueve frecuentemente, pues acaba acumulando impurezas y sedimentos. No basta con que se renueve por el uso diario, las horas de la noche es tiempo en el que, ese agua acumulada se va corrumpiendo.

Una de las consecuencias más comunes, es la acumulación de calcio. Dado que es un proceso gradual, no influirá demasiado en el sabor hasta que no esté muy desarrollado. Para evitarlo, deberás descalcificarla cada cierto tiempo. Existen productos que te ayudarán en este proceso de limpieza, incluso las marcas más conocidas, tienen sus propios artículos. Los modelos más avanzados, incorporan alarmas para avisarte cuándo los niveles de calcio son demasiado altos.

Otra cosa que deberías evitar, es la reutilización de cápsulas usadas… Sí, hay gente que lo hace, y no, ¡no es buena idea! El brebaje resultante será cualquier cosa, menos una buena infusión de café. Además, dado que ya están perforadas, podrías estropear la máquina. Si son caras, mejor compra recargables, o bien pásate a otro tipo de cafetera.

¿Qué máquinas de café de cápsula comprar?

Este es el gran dilema, aquí dependerá de tu bolsillo, de tu sensibilidad ante el buen café y de tu gusto por las marcas.

Básicamente hay cuatro grandes actores en este sector, estos son: Nespresso, Dolce Gusto, Tassimo y Marcilla Senseo. Éstas marcas, sobretodo, determinan el formato de sus cápsulas y el mecanismo para prepararlas, por eso algunas marcas de electrodomésticos como Krups o deLonghi, también hacen máquinas de café de cápsulas compatibles. Ahora, nos vamos a centrar en las cuatro marcas principales.

La más conocida, sin duda, son las cafeteras Nespresso, ¿será por Georges Clooney?… El caso es que, esta sería el equivalente a Apple en los Smartphones, tenerla es sinónimo de clase. ¿Pero son las mejores? A parte de su marca, lo más destacable es la variedad de sabores que ofrece. Y el precio suele ser alto. Aquí te dejo algunos ejemplos:

¿Qué decir de Dolce Gusto? Es la siguiente más conocida. Es bastante económica y hace buen café. Sus máquinas de café son de las que preparan el café a mayor presión, y eso, como puedes ver en este artículo, es sinónimo de calidad. Además, la variedad de cápsulas es elevada, como puedes ver en este otro post. Aquí te dejo algunos ejemplos:

Hablamos de Tassimo, para nosotros lo bueno de esta variedad es que detrás tiene a Bosch, tiene el aval de una importante marca de electrodomésticos que asegura cierta calidad a la máquina. Son baratas, y cumplen su función bien, aunque aún les falta camino para alcanzar la calidad de las tres anteriores. Te pongo tres de máquinas de ejemplo para que leas las opiniones de sus usuarios y profundices más en sus detalles técnicos:

Por último llegamos a la Senseo, probablemente la gran desconocida para el gran público. Resulta que estas son bastante caras, pero de lejos, son las que preparan el café con mayor calidad. La gran pega que tienen, a parte del precio, es que ofrecen un catálogo de cápsulas reducido, pero si eres de los que buscan calidad por encima de todo, sin duda esta es una buena opción. Te pongo algunos ejemplos para que puedas leer sus reviews, mirar precios, etc:

Máquinas de café expresso

máquinas de café expresso de bar haciendo café

La reína de los bares, y la más recomendable para preparar infusiones con toda su plenitud de aroma, sabor y cuerpo. Es sin duda, de entre todas las máquinas de café, la más recomendada para obtener cafés de alta calidad.

Su funcionamiento es sencillo, aunque a la vez, es complejo de fabricar. Estos aparatos calientan el agua, y la hace pasar por unos conductos, hasta subir su presión a 15 bares. En ese punto, el agua es muy difícil de manejar, y de ahí el reto tecnológico que suponen estas máquinas de café.

¡¿Qué es un Bar?! No, no es únicamente un lugar donde se sirve comida y bebida, es una medida física de presión. Un bar equivale a la presión que ejerce la atmósfera sobre nosotros, por lo que 15 bars, ¡equivaldrían a que el aire pesase 15 veces más!

Cuando el agua pasa a tan alta temperatura y presión por el calcillo, es donde se encuentra el polvo de café, extraerá con gran facilidad y celeridad, todos los componentes de la molienda. De ese modo, es como se consigue una taza de tanta calidad.

Origen de la máquina expresso

El origen de estas máquinas de café datan de fechas cercanas al 1903, y dada su popularidad y buen rendimiento, han surgido gran variedad de modelos. Incluso, existen expresos para el hogar, aunque dada las altas presiones que tiene que manejar, requieren de un mantenimiento más cuidado y son algo más caras.

Existen cuatro tipos básicos:

  • A vapor: El diseño original, y el más económico. La idea es recalentar un depósito de agua, para hacer pasar el vapor por el café, y obtener el líquido filtrado.
  • De pistón: Desarrollada por el italiano Achille Gaggia en 1945. La idea es, utilizar una palanca o bien un muelle, con el fin de presionar el agua caliente, con la molienda de café, para exprimir el líquido. Las presiones, en esta máquina, llegan hasta los 10 bars.
  • Con bomba: El funcionamiento es similar a la del pistón, pero en vez de ejercer la fuerza manualmente, existe un motor que genera la compresión. Se trata del modelo más comercializado en cafeterías y restaurantes. Lleva con nosotros desde 1963, cuyo primer diseño fue desarrollado por la compañía italiana Faema (Fabbrica Apparecchiature Elettromeccaniche e Affini).
  • Y con bomba de aire: Una revolucionaria evolución del modelo con bomba, surgido a inicios del 2000. Utiliza aire comprimido en forma de dióxido de carbono o de nitrógeno, para generar la presión entre el agua y la molienda. La gran ventaja, es que se puede reducir mucho su tamaño, hasta el punto, que se han comercializado modelos portátiles.

Máquinas de café de goteo

máquinas de café americana

 

También llamadas cafeteras americanas, está muy popularizada en Estados Unidos. Es casi imposible que no la reconozcas, pues ha salido en muchísimas series y películas, en la típica escena de oficina o del bar de carretera, así que es fácilmente reconocible.

Su funcionamiento es de los más sencillos. En la parte superior tiene un depósito de agua, se calienta, y se hace pasar por unos filtros de papel que contienen el café. Como esos filtros son bastante densos, la infusión final cae gota a gota a una jarra, de ahí su nombre.

La jarra tiene una resistencia que, al conectarla a la cafetera, recalienta la infusión que hay en ella, para que no se nos enfríe mientras preparamos el resto.

¿Qué ventajas presenta?

Pues la primera de todas, es que es muy práctico y muy fácil de usar. Imagínate, haces una carga, y tienes una jarra llena de café, lista para servir cuando quieras.

Además, como va con café molido, es barata. Y debido a su mecanismo tan sencillo, estas máquinas de café son realmente económicas, la puedes encontrar desde 13€.

Y si no te faltaban ventajas, aquí tienes otra, puedes dejarla lista por la noche, y programarla para que a una hora en concreta te lo prepare. Te levantarás con bastante café recién hecho, calentito y listo para ser consumido.

¿Por qué no se ha popularizado en europa?

Aquí está la pregunta clave, si tiene tantas virtudes, ¿por qué en Europa no es tan utilizada?, ¿nos gusta complicarnos la vida?, ¿nos aferramos a nuestras costumbres?… No, hay una explicación muy lógica detrás. La calidad de las infusiones está muy por debajo de las otras cafeteras.

Hay varios motivos por los cuales su gusto disminuye. Por ejemplo, la presión que se ejerce entre el agua y la molienda, es mediante la fuerza de gravedad. En consecuencia, el líquido estará peor impregnado, y dará una bebida mucho menos densa y con menor cuerpo, es decir, un poco aguada.

Pero no queda ahí la cosa, porque si el café está mal molido, el agua tiende a pasar únicamente por el centro, desaprovechando el resto de polvo, y dándole un regusto acre y áspero.

Además, piensa que al estar en la jarra, si queda infusión en ella y preparas un poco más, estarás mezclando café recién hecho con recalentado. Eso no beneficia para nada en mejorar su calidad, sino que todo lo contrario.

Como puedes imaginar, esos tres aspectos, para una sociedad tan acostumbrada a un café de calidad, le resultará tan poco atractivo, que no se plantearán comprar una de este estilo. Además, hoy día, las máquinas de café de cápsula suplen perfectamente ese plus práctico, con muy buenas infusiones, por tanto su nicho en el mercado europeo de los tipos de cafeteras es mínimo.

Máquinas de café de émbolo

máquinas de café por émbolo

Probablemente sea una de las máquinas de café más veterana, data de la década de 1850, y su origen se sitúa en Francia. Aunque no fue patentada hasta 1929, por Attilio Calimani, un diseñador italiano.

Es conocida por muchos nombres: Cafetera francesa, de pistón o prensa francesa.

El mecanismo es muy sencillo, casi manual, y es por ese mismo motivo que realizar una buena infusión, se vuelve un poco complicado.

Básicamente, consiste en un recipiente tipo jarra, en cuyo interior, mezclaremos agua caliente con polvo de café. Luego, hay que poner la tapa, que también contiene el émbolo. Tras enroscarlo, y dejarlo reposar por unos minutos, bajaremos el émbolo para empujar la molienda hasta el fondo, y para servirlo correctamente.

Además, como puedes imaginar, no son especialmente caras. Las más baratas, se pueden encontrar desde los 10€.

¿Qué tal sale?

En contra de lo que cabría imaginar, por su sencillez, resulta que su sabor y aroma son muy buenos.

El principal motivo, es que no utilizan filtros de papel o plástico, y de ese modo, se consigue pasar mayor cantidad de aceites vegetales, a la infusión. Estos componentes, son una de las principales razones por las que el café tiene ese gusto, esa esencia, y ese cuerpo tan característicos.

¿Consejos para prepararlo?

Dado que su mecanismo es manual, es muy importante tener una referencia para prepararlo. De lo contrario, puede quedarte una infusión totalmente inbebible.

Lo primero que debes hacer, es asegurarte, que el café está bien molido. De lo contrario, te quedará un brebaje demasiado aguado. Un truco que puedes usar, para comprobar que está bien pulverizado, es comprobar, si al bajar la prensa encuentras mucha resistencia. De ser así, significará que el grano está bien molido.

Para seguir con nuestra hoja de ruta, y asegurar la máxima calidad. Te aconsejo tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. La proporción lo es todo, y esta, es la más aconsejable: verter 10g de café por cada 180ml de agua.
  2. Además, es recomendable que el agua esté a 93 ºc como máximo. Es la temperatura ideal para la extracción de todos los componentes del café.
  3. Y por último, una vez lo mezclamos todo, y tapamos el recipiente, debemos esperar entre 4 y 5 minutos para bajar la prensa.

Otra sugerencia que te evitará malas sorpresas es, no dejar la infusión en la jarra, una vez has bajado la prensa. De lo contrario, te va a quedar un gusto demasiado cargado. ¿Y si quiero dejar un poco de café para más tarde? Lo ideal, es que hagas la cantidad justa para las tazas que vayas a preparar. Si lo que quieres, es ahorrar tiempo, puedes almacenarlo en otro recipiente, para recalentarlo a posteriori.


 

¿Te parece interesante este artículo?, seguro que más gente opina como tu, te animamos a compartirlo :-). También puedes debatir sobre él, en los comentarios del blog, o en nuestra cuenta de twitter @tumundodelcafe.

 

Entradas recientes

Comentarios recientes

Categorías

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *